Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Violencia extrema en territorios palestinos ocupados

22 de julio de 2017 10:00 AM
33 0

La decisión israelí de reforzar las restricciones para el acceso a la Explanada de las Mezquitas derivó hoy en violentos enfrentamientos, en los que tres palestinos murieron en los territorios ocupados de Jerusalén Este y Cisjordania, mientras que tres israelíes también perdieron la vida en un ataque con arma blanca en una colonia judía.

Tras el estallido de la violencia en las inmediaciones de la Ciudad Vieja, el presidente palestino, Mahmud Abbas, anunció la suspensión de los contactos con Israel, luego de instar a Estados Unidos a "intervenir de manera urgente" para que Tel Aviv elimine las restricciones.

Según informó el digital israelí Ynet, en conversación telefónica con el yerno y asesor del presidente, Jared Kushner, Abbas explicó la gravedad de la crisis a su interlocutor y le solicitó el compromiso de Estados Unidos para lograr que Israel se retire de la zona antes de que la situación de salga de control.

Los palestinos consideran que el refuerzo de de las medidas de seguridad suponen un nuevo de intento de Israel por apropiarse del lugar, donde está ubicada la mezquita de Al Aqsa y que es sagrado para ambas religiones.

La tensión comenzó a sentirse esta mañana cuando miles de musulmanes se acercaron a las inmediaciones del recinto y se negaron a atravesar los detectores de metales instalados por Israel esta semana, tras un ataque contra policías ocurridos dos días antes.

Los disturbios se replicaron en varios barrios de Jerusalén Este y en algunas de localidades de Cisjordania, incluidas Qalandia, Hebrón, Belén y Tulkarem.

El primer palestino muerto fue un adolescente de 18 años, Muhammad Mahmoud Sharaf, informaron la agencia de noticias EFE y la palestina Maan, citando fuentes médicas.

Sharaf era oriundo del barrio de Silwan, y según Maan, que cita declaraciones de testigos presenciales, murió a manos de un colono israelí, de quien recibió un tiro en el cuello.

Otro palestino, Muhammad Abu Ghanam, falleció en el hospital al-Makassed después de haber sido herido por fuerzas policiales israelíes. Abu Ghanam, de 20 años, residía en el barrio de al-Tur y cursaba segundo año en la universidad Birzeit.

El tercer muerto es Mohamad Lafi, de 17 años, quien murió tras ser herido en el barrio de Abu Dis, en el este del muro de separación que Israel construyó en Cisjordania.

Un video difundido en las redes sociales muestra como un grupo de palestinos se lleva a escondidas uno de los cadáveres del hospital Makased, en el Monte de los Olivos, para enterrarlo de inmediato y evitar que sea confiscado por las autoridades israelíes, que en varias ocasiones han tardado meses en entregarlos a las familias.

El servicio de emergencias de la Media Luna Roja confirmó 391 heridos en los disturbios, muchos de ellos por inhalación de gas, pero también decenas por quemaduras y heridas de munición real y de balas recauchutadas.

Por su parte, la portavoz de la Policía israelí, Luba Samri, afirmó que cuatro agentes fueron heridos levemente por impactos de piedras y fuegos artificiales lanzados por los manifestantes.

Más tarde, el Ejército israelí reportó que tres israelíes murieron y un cuarto resultó gravemente herido en un ataque con arma blanca en un asentamiento en el norte del territorio palestino ocupado de Cisjordania.

"Un asaltante se infiltró en una vivienda privada en la comunidad de Neve Tsuf, al noroeste de Ramallah, y apuñaló a cuatro civiles israelíes", señala un comunicado castrense y agrega que "se disparó contra el asaltante" aunque no confirma si este murió.

Según el servicio de emergencias Estrella de David Roja, entre las víctimas mortales se encuentran dos hombres, de 40 y 60 años, y una mujer de 40, mientras que la herida es una mujer de 60 años que está hospitalizada.

La escalada de violencia no pudo evitarse pese a las advertencias del Ejército y del Servicio de Inteligencia, que ayer recomendaron al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ceder ante los reclamos de los palestinos en torno a la Explanda de las Mezquitas.

Pese a esos consejos y a las protestas multitudinarias que se esperaban para el día santo musulmán el gobierno israelí restringió el acceso al complejo religiosos a hombres mayores de 50 y mujeres de todas las edades, y mantuvo en su sitio los detectores de metales.

Ya por la mañana temprano, miles de palestinos marcharon hacia la Ciudad Vieja, en la ocupada Jerusalén Oriental, en respuesta al llamado del Waqf, fondo islámico que administra la mezquita de Al Aqsa a que los fieles se dirijan a ese centro de oración mientras las demás mezquitas de Jerusalén cerraban sus puertas, informó la agencia de noticias palestina Maan.

"Israel está decidido a mantener el statu quo en el Monte del Templo (Explanada de las Mezquitas) y la libertad de acceso a los lugares santos", había indicado la oficina de Netanyahu, esta madrugada en un comunicado emitido tras cuatro horas de reunión con el gabinete de Seguridad.

El Ejército israelí puso ayer en alerta cinco batallones, por si fuese necesario intervenir en la ciudad.

Fuente: mdzol.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0