Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

El terror no frena la solidaridad con París

15 de noviembre de 2015 02:04 AM
2 0
El terror no frena la solidaridad con París

El miedo y el dolor no se disiparon de las calles de París en el frío día que inició tras la matanza nocturna en distintos puntos de la ciudad. Aún con ese temor, ayer miles de parisinos expresaron con flores, velas y mensajes, su luto y su homenaje a las víctimas, en los lugares signados por la fatídica suerte y por el odio de los yihadistas.

Si bien hasta horas de la madrugada del sábado medios franceses y agencias internacionales hablaban de 153 muertos por los ataques, sobre las 12:30 del día, el presidente Francois Hollande informaba que serían 128 los muertos por estos incidentes. 80 de ellos fueron asesinados solo en la toma del teatro Bataclan.

También, el mandatario aseguró que eran 257 los heridos y 80 de ellos se encontraban en estado grave, luchando por su vida en distintos hospitales de la capital francesa. En este sentido, la cifra de muertos es solo provisional y podría aumentar con el paso de las horas.

Precisamente, al cierre de esta edición, el fiscal de París, François Molins, afirmaba que los muertos ya eran 129, los heridos 352, y 99 de ellos “muy graves”.

Más allá de los sitios en donde ocurrió esta tragedia y en donde los franceses expresaron su voz de solidaridad, el resto de París se veía desolado, silencioso.

Con los principales centros turísticos cerrados, las calles y el metro prácticamente vacíos y los negocios casi invisibles, la ciudad luz sintió, como cualquier otro humano, el mismo dolor. Excepcionalmente, la Torre Eiffel, icono de la capital francesa, se encontraba cerrada y militarizada, y los escasos turistas que había merodeaban por la zona, desubicados. “Teníamos planeado este viaje desde hace tiempo y ayer al oír las noticias pensamos que nuestro avión no saldría. Al final llegamos esta mañana y vemos que es una urbe fantasma”, afirmó a Efe Minerva Fernández, una turista española.

“Pensaba quedarme en el hotel, pero decidí venir, ya que tenía la entrada para la Torre Eiffel”, dijo al mismo medio el turista español Antonio Fernández.

“Jamás habíamos visto la capital así, triste, desesperadamente calmada. Vinimos de la Provenza (sureste de Francia) para ver a nuestra hija que precisamente vive en el barrio donde ocurrió todo”, lamentó Eric Gilbert.

El día también transcurrió con los medios y expertos analizando el texto con el que el Estado Islámico se adjudica la autoría de la matanza.

“Ocho hermanos ataviados con cinturones explosivos y ametralladoras atacaron objetivos seleccionados con precisión en el corazón de la capital francesa”, señala el comunicado, publicado en foros yihadistas y redes sociales.

“Que sepa Francia y los que van en su camino que van a estar a la cabeza de los objetivos del Estado Islámico y que el olor a muerte no va a abandonar sus narices mientras lideren la campaña cruzada”, agrega.

“Esta batalla es la primera y es una advertencia para los que quieran aprender de ella. Tembló París, se estrecharon sus calles y el saldo de víctimas de los ataques fue de al menos 200 cruzados muertos y más heridos, gracias a Dios”, añade el grupo yihadista.

Por último, los extremistas se refieren a la principal matanza de la noche del viernes en París, la que dejó más de 80 muertos en el teatro Bataclan, como si se tratara de un evento diabólico o de maldad: “se concentraron cientos de apóstatas en un concierto amoral y de desenfreno”.

Así también intentaron justificar los ataques contra la ciudad, al calificarla de “capital del vicio y portadora de la bandera de la cruz (cristianismo) en Europa”.

Mientras se conocía este pronunciamiento de los bárbaros, las autoridades identificaban a uno de los perpetradores de la masacre, tal como informaron a medios locales.

Este ciudadano francés fue identificado por sus huellas dactilares, ya que estaba fichado por la policía por sus vínculos yihadistas. Se trata de un joven procedente de la localidad de Courcouronnes, a unos 35 kilómetros al sur de París, precisó la emisora radio “Europe 1”, que no dio más detalles.

Por otra parte, el fiscal Molins confirmó que en Bruselas, Bélgica, se realizó la detención de tres personas vinculadas al hecho, una de ellas de nacionalidad francesa, por facilitar el Volkswagen Polo negro con el que los yihadistas llegaron al teatro Bataclan.

En diálogo con EL COLOMBIANO, Hasan Turk, internacionalista radicado en la ciudad de Gaziantep, Turquía, a pocos kilómetros de la frontera siria, consideró que “esta es una de las características más peligrosas de las redes yihadistas. Dentro de las filas del EI y otros grupos hay ciudadanos europeos que aprendieron tácticas terroristas para regresar a Occidente y perpetrar ataques. Eso me hace pensar que el asunto está lejos de ser solucionado y se verán más atentados”.

Buscando sembrar temor en otras metrópolis occidentales, el yihadismo advirtió mediante redes que “hoy fue París, pero mañana serán Roma, Londres y Washington. Lo que viene es peor”.

Ayer, los pronunciamientos de líderes internacionales y de las potencias continuaron, y apuntaron en general a la necesidad de dar frente a estos desafíos contra Occidente.

Los más enfáticos estaban precisamente reunidos en Viena, Austria, para abordar estrategias para la guerra en Siria y una posible salida negociada entre el régimen y la oposición moderada: John Kerry, secretario de Estado de E.U, y Serguei Lavrov, ministro de Exteriores Ruso.

“Hemos hablado de los acontecimientos en la capital francesa, que han seguido a los atentados terroristas en Beirut e Irak. Hemos coincidido en que estos actos son inaceptables en nuestro planeta”, recalcó Kerry.

“No hay justificación para los actos terroristas y no hay cabida para tolerar la barbarie. Como ha dicho Kerry, no tenemos excusa para no redoblar nuestros esfuerzos para derrotar al Estado Islámico”, subrayó por su parte Lavrov.

Para Turk, la fecha del ataque fue totalmente premeditada por los yihadistas, ante la cercanía de la cumbre del G20 en Turquía, con lo que la agenda de esta reunión cambia bruscamente para abordar esta cuestión.

“Sus actos sangrientos tienen la intención de generar repercusiones internacionales. El momento coincide con el inicio este fin de semana de la cumbre del G20. Así logran llamar la atención y escandalizar, ampliar el terror que crean”, explicó.

Tal como afirmó el internacionalista Enrique Serrano en la edición de ayer, “estas células del terror aprovechan el vacío que está dejando E.U, y las respuestas parciales, insuficientes de Occidente”.

Turk coincidió: “E.U. y los países occidentales están pagando los efectos de errores consecutivos que han cometido. Permitieron que tras la invasión de Irak y la retirada, se generara un vacío de poder que ayudó a la expansión del Estado Islámico. Ahora deben reforzar la estrategia, ser más asertivos contra el terror, porque luchar contra estas redes no es fácil y cualquier célula oculta en Europa puede atacar.”.

Fuente: elcolombiano.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0