Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

La superstición de Simeone que ayudó al Madrid a ganar la Undécima

2 de mayo de 2017 09:56 AM
22 0
La superstición de Simeone que ayudó al Madrid a ganar la Undécima

El Atlético decidió tirar segundo en la tanda de la final de la Champions en Milán y eso le dio un golpe anímico inesperado a su máximo rival.

Sergio Ramos no podía creer su suerte. "¡Tienes que ganar el sorteo!" le decían sus compañeros. No lo ganó. Sin embargo, el Real Madrid tiró primero en la tanda de penaltis – y delante de sus propios aficionados también.

Después de 120 minutos de acción en San Siro, Atlético y Real estaban empatados y la final de la Champions en Milán se iba a decidir por los penaltis. E inexplicablemente, los rojiblancos dieron a sus rivales el impulso para luego ganar el trofeo.

A diferencia de Lisboa, dos años antes, cuando los de Diego Simeone estaban cansadísimos en la prórroga, esta vez fue el Madrid que no podía más. Gareth Bale estaba jugando en una pierna y Cristiano Ronaldo se encontraba agotado. El Atlético tuvo el partido en sus manos, pero no se atrevió y, de hecho, fue el equpo de Zinedine Zidane que creó más ocasiones en los 30 minutos adicionales.

Luego, Gabi ganó el sorteo de cara a los penaltis, pero optó por tirar segundo. Y a Ramos, sorprendido, le tocó elegir la portería y obviamente, escogió tirar delante de los aficionados madridistas. Habían perdido el sorteo, pero todo había salido redondo para los blancos.

En un estudio realizado en 2010. se demostró que el 60 por ciento de los equipos que van primeros en las tanda de penales terminan ganando la serie. Entonces, ¿por qué el Atleti decidió ir segundo? Debido a la superstición de Simeone. La cábala. Porque de esa manera habían triunfado los rojiblancos contra el PSV Eindhoven en octavos de final.

Al elegir así en la final, sin embargo, habían dado al Madrid un golpe anímico e incluso hubo algo de euforia entre los jugadores blancos al enterarse que irían primeros en la tanda. El Atleti estaba fresco y había empatado cerca del final de los 90 minutos. Tras dejar que el Real tirara primero, sin embargo, el impulso se había inclinado desde un lado al otro.

El Madrid todavía tenía que marcar, pero ahí apareció un héroe inesperado. Lucas Vázquez recogió el balón y lo movió en sus dedos como un Harlem Globetrotter en camino al área. Se dice que, en ese momento, algunos de los jugadores del Madrid ya sabían que iban a ganar. El gallego venció a Jan Oblak y el ímpetu estaba con el equipo de Zidane.

A Juanfran, que había metido el penalti definitivo del Atleti contra el PSV, le tocó fallar en esta ocasión y en vez de la revancha por la final perdida en Lisboa, los de Simeone habían ayudado al Madrid a ganar la Undécima. Tristemente para ellos, los rojiblancos habían contribuido a su propia caída.

Durante los 90 minutos, Antoine Griezmann había errado un penalti y el francés dijo hace un par de meses: "Sentí que habíamos perdido por mi culpa."

No obstante, agregó: "Simeone me dijo que no era mi culpa, que yo había sido clave para el equipo y que no debería preocuparse porque íbamos a empezar a trabajar duro una vez más y volver a la final."

Ahora, contra el Real Madrid de nuevo, tienen otra oportunidad. Habrá que ver qué ocurre si llegan a los penaltis esta vez...

Lea también: El Gobierno, cerca del paisaje soñado en la provincia

Fuente: goal.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0