Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Moquillo pasó casi toda su vida en la Galería

3 de enero de 2019 05:44 AM
104 0

Luis Alberto Peláez creció y se hizo en la Galería de Manizales. En el pabellón de carnes lo conocían como Moquillo. Murió ayer en la mañana a los 58 años en una residencia ubicada cerca de su sitio de trabajo.

La administradora de una residencia comentó que llegó borracho y se ubicó en una habitación. Al parecer, mientras descansaba y se fumaba un cigarrillo, sufrió un infarto y la colilla provocó una conflagración.

La cama se incendió y quienes estaban en el sitio apagaron las llamas. Sin embargo, por Peláez no se pudo hacer nada, pues el ataque cardíaco habría sido fulminante. Sufrió quemaduras en una pierna.

Aunque Luis Alberto Peláez no era carnicero, dedicó su vida a trabajar en el pabellón de carnes. Asistía a quien lo necesitara limpiando, trapeando, haciendo uno que otro corte, llevando encargos o regañando a los más nuevos.

Eso lo recordó un joven. Sus regaños eran motivo de respeto, pues les indicaba cómo debían hacer las cosas o les pedía ser unos muchachos correctos. Por eso lo veían como el tío de todos.

Un sobrino, con quien trabajaba la mayor parte del tiempo, señaló que será raro no volver a verlo, pues era normal que pasara sus descansos recostado sobre una mesa y tomándose un tinto.

También sostuvieron que cuando hablaba de su muerte siempre decía que ya tenía su ataúd pago. Dormía en residencias cercanas a la Galería, pues su familia está radicada en Medellín. También le gustaba tomarse sus tragos y lo reconocieron por ser un hombre trabajador y buena persona.

Iván Amaya, de 26 años y natural de Bogotá, se ahogó el 1 de enero en el sector de La Arenera, en el río Purnio, de La Dorada. El cuerpo lo encontraron ayer en el mismo sitio que desapareció.

Fuente: lapatria.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0