Indignación en Barranquilla por madre que habría tatuado a sus hijos

10 de septiembre de 2015 01:17 PM

4 0

Indignación en Barranquilla por madre que habría tatuado a sus hijos

Una madre fue sorprendida en un local de tatuajes del barrio La Paz, suroccidente de Barranquilla, cuando hacía que les pintaran los números ‘666’ y la letra ‘M’ a sus dos hijos de 4 y 5 años, lo que dio motivo a toda suerte de especulaciones que, sin embargo, no pasaron de eso porque no se configuró delito.

El hecho ocurrió en la carrera 13 con calle 100 del barrio La Paz, en el local de tatuajes Shop Tattoo. Miembros de la Policía de Infancia y Adolescencia conocieron el caso y dejaron a los niños a disposición de la Comisaría de Familia.

El caso despertó la curiosidad del barrio porque algunos empezaron a especular sobre satanismo. Lo único cierto, de acuerdo con las autoridades, es que la madre no tenía por qué llevar a los dos niños a tatuarse.

El intendente Héctor Maury, de la Policía de Infancia y Adolescencia, dijo que las unidades del cuadrante se percataron del hecho y realizaron el procedimiento respectivo.

“Al dueño del negocio se le solicitó la documentación y se le realizó un comparendo por falta de los documentos legales”, precisó el uniformado.

Los patrulleros dejaron a los menores a disposición de una Comisaría de Familia y luego fueron entregados al padre biológico para que estuvieran en el seno de la familia.

“Los niños quedaron a disposición del padre, mientras que la madre fue amonestada por la Comisaría, pero como no es delito penal se fue para su casa”, dijo el intendente.

Sobre los símbolos tatuados indicó que “no se ha determinado si es una secta o si son creencias de la madre. Continuamos con la investigación”.

La oficina de comunicaciones del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf) aclaró que no atiende el caso debido a que la Policía de Infancia y Adolescencia puso a los pequeños a disposición de la Comisaría de Familia, la cual tiene las mismas competencias para realizar el restablecimiento de los derechos a favor de los niños.

La ausencia de leyes que regulen el hecho de que un menor se realice un tatuaje o se ponga un ‘piercing’ hace que en Colombia no se tipifique esta acción como delito. Es decir que una persona que tatúe a un joven que no tenga más de 18 años no podría ser judicializada. No obstante, las autoridades responsabilizan a la madre por la edad de los niños.

Fuente: eltiempo.com

A la página de categoría

Loading...