'Colombia Mundial', libro de anécdotas mundialistas

7 de diciembre de 2013 02:39 AM

30 0

'Colombia Mundial', libro de anécdotas mundialistas

El periodista Carlos Eduardo González relata momentos memorables, desde Uruguay 1930.

Dos datos reveladores y curiosos, uno colombiano y otro internacional, muestran el tono que le puso el periodista deportivo Carlos Eduardo González a su libro 'Colombia Mundial', en el que reúne anécdotas coloridas de la historia de los mundiales, desde Uruguay 1930.

González, que es un apasionado de coleccionar estadísticas deportivas, se encontró que dos futbolistas colombianos, Alexis Mendoza y Jorge Bolaño, son los únicos invictos en un mundial.

“Mendoza jugó en 1994, en Estados Unidos, contra Suiza, cuando ya Colombia estaba eliminada. Colombia ganó ese partido 2-0, y Alexis no fue a Francia. En ese país, precisamente, Bolaño jugó un ratico, en el partido que Colombia le ganó a Túnez, pero luego, cuando nos eliminaron jugando contra Inglaterra, Bolaño no jugó y el país no regresó a los mundiales”, dice González y agrega que todos los demás jugadores colombianos o jugaron un partido y perdieron, o jugaron más de uno y por lo menos perdieron uno.

El otro dato poco conocido que se encontró el periodista es el del primer verdugo de Brasil. Cuando a un hincha se le pregunta sobre quién ha sido el gran verdugo del país carioca, no duda en responder que Paolo Rossi, en 1982, cuando en la segunda ronda le marcó los tres goles a Brasil y lo eliminó en un partido que quedó 3-2, para darle el triunfo a Italia.

Sin embargo, González recuerda que el primer verdugo de Brasil fue el polaco Ernst Willimowski, quien le marcó 4 goles a Brasil, en un partido de infarto que terminó 6-5, con tiempos suplementarios en Francia 1938, y que curiosamente fue el único partido de ese jugador en los mundiales.

“Pues Polonia perdió en esa primera ronda en Francia 38, y en ese momento el que perdía en primera ronda regresaba a su casa. Luego el Mundial se suspendió por la Segunda Guerra, y cuando se reanudó la competición en 1950, Polonia no pudo jugar por sanción de la Fifa. Polonia regresó a los mundiales en 1974, cuando este señor era muy mayor”, anota González.

“Entonces, es un jugador que, con un solo partido de 120 minutos, entró a la historia no solo de los mundiales sino del fútbol”, concluye el autor, al destacar también la vida de Willimowski, que era de ascendencia alemana.

Fuente: eltiempo.com

A la página de categoría

Loading...