El 70 por ciento de las películas del cine mudo de EEUU se han perdido para siempre

4 de diciembre de 2013 07:05 PM

34 0

El 70 por ciento de las películas del cine mudo de EEUU se han perdido para siempre

De las 11.000 películas rodadas en Estados Unidos entre 1912 y 1929, un 70 por ciento de ellas se han perdido para siempre, según un estudio realizado por la Junta Nacional de Preservación para la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, titulado La Supervivencia de las Películas Estadounidenses de Cine Mudo (aquí, en .pdf, 64pgs).

De este total aproximado –el número mínimo confirmado es de 10.019 obras, pero las estimaciones finales se acercan a la cifra inicial del artículo–, solo un 14 por ciento de los títulos existen en su integridad, unas 1.575 obras. Otras 1.174 (un 11%) están completas, pero han sido obtenidas en el extranjero o se encuentran en una calidad menor de la que presentaba su formato original. Otros 562 títulos, un 5%, se encuentran incompletos. El resto “se cree que está totalmente perdido”, de acuerdo con el estudio, escrito por el historiador y documentalista David Pierce.

El presidente de la Biblioteca del Congreso, James H. Billington, califica este hecho de “alarmante”. “Hemos perdido la mayor parte de los archivos creativos de una era que llevó a las películas estadounidenses a la cima del éxito mundial cinematográfico en el siglo XX”, indicó en el prefacio del estudio.

En resumen: hablamos de 2.749 obras existentes –si juntamos las que se encuentran en perfecto estado, las reproducidas en un formato de menor calidad o recuperadas del extranjero, y aquellas de las que solo existe una pequeña porción–. Nada se sabe de las casi 10.000 restantes. Un total de 886 obras han sido descubiertas fuera de las fronteras de EEUU. De ellas un 24 por ciento han sido “repatriadas”. República Checa es considerado el país que contiene la mayor colección de películas mudas estadounidenses fuera del territorio norteamericano.

“Se trata de copias enviadas a archivos extranjeros. Era demasiado caro traerlas de vuelta por barco, así que ahí se quedaron”, declaró a The Wrap el historiador de la Junta Nacional de Preservación Stve Leggett. “Por eso solo están disponibles fuera de nuestras fronteras”.

Entre las obras desaparecidas más destacadas, el estudio cita London After Midnight, de Lon Chaney, The Patriot, de Ernst Lubitsch, Cleopatra (1917), con Theda Bara o la primera versión de El Gran Gatsby, estrenada en 1926, solo un año después de la publicación de la inmortal obra de Fitzgerald –de esta última solo hay fragmentos que se pueden ver en este vídeo–, así como las cuatro películas producidas por Clara Bow en 1928.

“Se trata de un informe de valor incalculable”, apunta el cineasta Martin Scorsese en comentarios recogidos por el LA Times, “porque el valor artístico del cine mudo es esencial para nuestra cultura, y cada vez que reaparece, milagro mediante, una película muda, nos recuerda los tesoros que hemos perdido”.

En este sentido, todavía se están descubriendo films mudos, como por ejemplo el cortometraje de Mary Pickford Their First Misunderstanding, de 1911, hallado en un granero, y ahora restaurado por la Biblioteca del Congreso. En 2010 se anunció el hallazgo de 75 películas mudas, entre ellas Upstream, de John Ford (1927) en Nueva Zelanda. Este material ya se encuentra en los principales archivos de EEUU: la Biblioteca del Congreso, los Archivos de la Academia, el Archivo de Cine y Televisión de la UCLA, la Casa Eastman y el Museo de Arte Moderno.

El estudio incluye varias recomendaciones para proteger el patrimonio restante, entre ellas el desarrollo de un programa coordinado de repatriación de films en el extranjero (676 películas estadounidenses siguen sin regresar a su país), estrechar la colaboración con los estudios y los propietarios de los derechos, así como la coordinación entre los archivos estadounidenses y los coleccionistas para identificar films reescalados a 28mm, 16mm y 9,5mm, únicos formatos donde se pueden encontrar ya películas cuyo original de 35 ha desaparecido y, sobre todo, animar a la exhibición y al redescubrimiento del cine mudo no solo entre la comunidad de expertos, sino entre el público en general.

Fuente: lashorasperdidas.com

A la página de categoría

Loading...