Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

La guardiana de Utría

6 de marzo de 2015 02:29 AM
1 0

Fue Josefina Klinger, esa chocoana incansable, la que se encargó de diseñar uno de los proyectos de turismo comunitario más destacados del país. Esta idea, que ha transformado la concepción de cómo los chocoanos pueden encontrar alternativas de economía sostenible en la riqueza de su biodiversidad, fue la que ayer la hizo ganadora del premio Mujer Cafam 2015.

Partiendo del conocimiento ancestral que tienen los afrocolombianos de los ecosistemas del Pacífico, y con el apoyo de Parques Nacionales, Klinger y su Corporación Mano Cambiada se encargaron de elaborar todo un sistema de desarrollo comunitario enfocado en la prestación de servicios turísticos para el Parque Nacional Natural Ensenada de Utría, ubicado sobre la costa Pacífica entre los municipios de Nuquí, Bahía Solano, Alto Baudó y Bojayá.

Mano Cambiada pretende que los habitantes del Pacífico vean el ecoturismo como un sistema integrador que genera desarrollo local, de manera que se conserve la identidad ancestral productiva, donde el ecoturismo es una alternativa económica más.

Pocos lugares reúnen tanto misterio y belleza como la ensenada de Utría: estribaciones montañosas cubiertas de exuberante selva tropical, playas calmadas y cálidas por las que pasan especies migratorias como aves y ballenas.

Desde 2008, cuando se celebró la alianza con Parques Nacionales, Mano Cambiada comenzó a administrar los servicios de la reserva natural, articulado más de 30 unidades de negocio para quienes se encargan del mantenimiento de las posadas, el transporte, las visitas guiadas y los restaurantes.

Pero esta no es sólo una apuesta hacia el turismo. Mano Cambiada apoya el fortalecimiento de estrategias de cohesión social. Mediante la realización de eventos como el Festival de la Migración Pacífica, que aprovecha el fenómeno migratorio de ballenas, aves y tortugas en octubre, se realizan distintas actividades de educación ambiental y el fortalecimiento de valores culturales, promoviendo la visita de niños y jóvenes chocoanos al parque.

Apropiarse de esta reserva natural ha permitido emplear artesanos, agricultores, tenderos y pescadores locales, quienes siguen trabajando para lograr el punto de equilibrio, una idea con la que ya se ha demostrado que es posible generar oportunidades dignas de empleo.

Fuente: elespectador.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0