Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Los caníbales de Rusia: la pareja de asesinos que conmociona al mundo

27 de septiembre de 2017 11:41 PM
32 0

Los rusos Natalia y Dmitry Baksheeva acapararon la atención por su despiadada forma de sorprendernos.

La historia de la pareja es tan inconcebible que los investigadores llamaron a un psicólogo desde lejos para descifrar si la versión que decían era cierta y si realmente estaban siendo testigos de lo que parecía ser: uno de los casos judiciales más estremecedores de los últimos tiempos.

La noticia que podría ser sacada de una película de terror explotó cuando Dmitry, barrendero de ocupación, perdió su celular en la calle.

El trabajador de carretera Roman Khomyakov encontró un teléfono Samsung. Segundos después se daría cuenta de la verdad espantosa que escondía el pequeño aparato.

En ese momento, Baksheev se acercó en busca del celular que había extraviado. "Perdí mi teléfono", le dijo.

El trabajador reconoció al hombre por las fotografías que acababa de ver. "Así que no devolví el teléfono, dijimos que no sabíamos nada. Se fue. Pronto pasó un carro de la policía en la carretera, y les di el teléfono móvil. Le dije: 'Es su trabajo, soluciónelo'".

Cuando la policía llegó al apartamento en el que vivía la pareja, el panorama era macabro: restos humanos se encontraban guardados en latas de conserva en el congelador de la casa y al menos 19 rebanadas de piel también se escondían en el lugar.

Además, siete bolsas con partes de cuerpos humanos fueron encontrados en el refrigerador de su casa.

Investigadores estatales han logrado identificar a siete de las víctimas y ahora están tratando de verificar afirmaciones que los inculparían en decenas más de homicidios llevados a cabo desde 1999.

Tras el arresto, Dmitry reconoció haber cometido decenas de asesinatos. Su esposa, Natalia, identificó más de 30 rostros de mujeres desaparecidas en el sur de la Rusia.

"A través de las fotografías, la mujer ha reconocido a más de 30 víctimas que mataron y comieron junto con su marido", dijo una fuente policial.

La pareja vivió por años en terrenos de una academia militar en Krasnodar, dirigida por el Ministerio de Defensa ruso en el que Natalia trabajaba como enfermera.

Vecinos aseguran que la mujer les vendía pasteles para aumentar sus ingresos y se jactaba en cafeterías al asegurar que podía trabajar como chef.

"Yo horneo pasteles", le dijo a un local, según el reportaje publicado por el medio inglés. Cuando le preguntaron qué relleno tenían, ella contestó: "Lo que sea que esté alrededor".

Se sospecha que la mujer les vendía también pasteles a los aprendices militares, incluyendo estudiantes de pilotos que asistían a la academia militar.

De acuerdo con el medio ruso, Natalia se ofreció a suministrar carne en al menos una cafetería de la ciudad y también pidió trabajo como cocinera.

Fuente: nacion.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0