Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

El atentado en Bogotá, ¿con un mensaje cifrado?

19 de junio de 2017 05:01 AM
27 0
El atentado en Bogotá, ¿con un mensaje cifrado?

El lugar, uno de los centros comerciales más exclusivo de la capital del país; el punto del atentado, el baño de mujeres; el día, la víspera de la tradicional celebración de padres; y el momento, a menos de una semana de que el Gobierno anuncie el cierre la dejación de armas de las Farc.

Estos elementos no son fortuitos y hacen pensar a expertos en seguridad y conflicto armado que los responsables, aún sin identificar, quisieron acudir al terror para hacer un llamado al Gobierno, presionarlo o simplemente desestabilizarlo.

Entrar un carro explosivo hubiera sido difícil por las condiciones de seguridad del centro comercial Andino, ubicado norte de Bogotá. Por eso, prefirieron que una persona movilizara el material detonante, que fue activado a las 5:10 p.m. en el segundo piso.

El coronel (r) John Marulanda, experto en seguridad, explicó que el atentado fue con nitrato de amonio, muy recurrente en varios de los 33 incidentes perpetrados en Bogotá entre el 2015 y lo que va del 2017.

Ariel Ávila, director de la fundación Paz y Reconciliación, manifestó que tiene un registro de 23 ataques con explosivos (petardo y granadas) en los últimos tres años y, de esos, 11 están ligados al Eln, cuatro obedecen a disputas personales y extorsiones, y sobre los demás se desconocen los móviles.

“El atentado del sábado no se parece en nada a los anteriores 22. Es el primero que afecta un sitio de aglomeración pública, en el horario de mayor tránsito, que tiene por objetivo afectar población civil. Los demás fueron en la noche o la madrugada, y tres contra la Policía. Cobra fuerza también la hipótesis de que el artefacto se activó antes de tiempo, y que sería ubicado en otra zona del centro comercial”, precisó Ávila.

Luego de un Consejo de Seguridad que se realizó ayer, el presidente Juan Manuel Santos se limitó a decir que trabajan sobre tres hipótesis, pero que no daría detalles para evitar torpedear la investigación.

Para Eduardo Alvarez, director del Área de Conflicto de la Fundación Ideas para La Paz, la decisión del Gobierno fue acertada, porque todo hasta ahora es especulación. No obstante, sí cuestionó la seguridad del lugar que, al parecer, no se percató de la posible presencia de un hombre en el baño de mujeres.

Hasta el momento las sospechas, según los expertos, recaen sobre cuatro actores: el Eln, las disidencias de las Farc, el Clan del Golfo y el Movimiento Revolucionario del Pueblo (MRP). ¿Qué objetivo podría tener alguno de los mencionados con este acto terrorista que dejó tres mujeres muertas y trece heridos?

Según Jorge Iván Cuervo, del Centro de Investigaciones de la U. Externado, mientras no haya claridad sobre la autoría, es difícil desarrollar una hipótesis con contenido político. “El Eln lo desmintió, no hay indicios de que puedan ser las Farc, y no está claro que otro grupo quisiera enviar un mensaje político”. Dijo que también se pudo tratar de un acto extorsivo, en el que quedaría descartada la motivación política.

Desde todos los partidos políticos hubo voces de rechazo a esta acción y comunicaciones de apoyo a las víctimas y sus familias. En el mismo sentido se pronunció la Conferencia Episcopal de Colombia.

Algunos líderes de opinión como la periodista Salud Hernández hablaron de la probable autoría del Eln. Hubo voces desde el Centro Democrático en el mismo sentido, e incluso, el exministro de Defensa Juan Carlos Pinzón, dijo que “Si el Eln es responsable del atentado se debe terminar el proceso de Quito, hasta que no renuncien a la violencia”.

Según Álvarez, aunque en la Mesa de Quito se habla de la humanización del conflicto y disminución de hostilidades, y pese a que sería una acción torpe, “no es desquiciado pensar que fue el Eln, pues en el último año ha incrementado su accionar terrorista”.

Le llamó la atención cómo, a diferencia del hechos anteriores, como el atentado en La Macarena el pasado 17 de febrero, cuando se tomaron su tiempo para verificar con el COCE y los frentes de guerra, inmediatamente salieron a desmentir.

“Si se llega a comprobar que fueron ellos, la mesa de conversaciones se rompe o entraría en una etapa suspensión indefinida, pues tocaría rebarajar el proceso. Su comunicado es cínico, porque dicen que sus acciones no tienen efecto sobre la población civil, pese a que vuelan oleoductos, generan desplazamiento y envenenan las fuentes hídricas”, agregó Álvarez.

Marulanda recordó que la semana pasada, el jefe máximo de esa guerrilla, alias ‘Gabino’, dijo que iban a seguir con sus acciones de guerra. “Solo este sábado atentaron de nuevo contra el oleoducto Caño Limón, hace cinco días mataron un soldado e hirieron cuatro más en Arauca, y tienen una tradición de guerra de guerrillas urbanas reconocida y superior a la de las Farc”.

Otro elemento que apunta hacia esa organización tiene que ver con que, según Miguel Jaramillo, especialista en Comunicación y Conflictos Armados de la U. Complutense de Madrid, los ejércitos irregulares en negociación o fuera de ella no tienen plazo en los diálogos, ni les interesa la desaprobación colectiva, pues trabajan con el insumo del miedo, incluso en etapas de posconflicto.

Fuente: elcolombiano.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0